domingo, 13 de mayo de 2018

Ruta Accesible. Les Rodanes en Vilamarxant (Valencia)



                           

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.
Antonio Machado



La primavera está en plena explosión, las aves migratorias han llegado, los vencejos, carracas, abejarucos y muchas más, inundan nuestros cielos y nos regalan sus alegres melodías, cortejos sonoros. El buen tiempo, nos invita al campo y esta es mi nueva propuesta de ruta accesible, un espacio por donde poder rodar, compartiendo sendas aventurándonos en un monte, que un día fue refugio y transitado por los maquis. Les Rodanes, un paraje municipal, singular por su geología que alberga en sus entrañas cuevas con pinturas y restos arqueológicos, donde un recorrido apto para todos, nos permitirá pasar una jornada en el medio natural a unos pocos kilómetros de la ciudad del Turia, Valencia.



Acceso al paraje: Desde Vilamarxant siguiendo la CV 50 dirección Chiva, tomaremos el desvío a la Urbanización Monte Horquera, continuamos por la carretera hasta que observamos las primeras edificación residenciales que bordearemos por la pista de tierra batida, al finalizar la urbanización seguimos por la pista de tierra descendiendo el collado hasta el paraje natural.




Observaremos una zona de parking antes de llegar al inicio de la ruta, si dejamos nuestro vehículo ahí tendremos que descender con la silla hasta el inicio de la ruta o la otra posibilidad es descender con el vehículo hasta la balsa Barreta, donde podemos estacionar, siempre y cuando el vehículo no entorpezca caminos o accesos. El primer problema que detecté, es que no se ha pensado en crear alguna plaza de parquing para que las personas con movilidad reducida, puedan estacionar en las inmediaciones del inicio del trac accesible, ante esta carencia tuve que estacionar en una explanada adyacente al inicio de la ruta y a mi regreso tenía un aviso de la policía local, que me indicaban que ese no era lugar para aparcar y que se tomaban nota de mi matrícula, desde aquí solicito al ayuntamiento que se cree al menos una plaza de aparcamiento PMR próxima al inicio de la ruta y al acceso del arboretum.


Dicho esto, iniciamos nuestra ruta en el panel explicativo del paraje, descendemos por la pista de tierra batida, hasta el acceso al entarimado de madera, donde localizamos las primeras indicaciones, también en braille, justo frente al acceso al Arboretum.



El Paraje Natural Municipal "Les Rodanes", se declaró en el año 2002, y está situado en el término municipal de Vilamarxant, en la comarca del Camp del Turia, en la provincia de Valencia. El paraje comprende una superficie de 582,47 ha. Se localiza en el Monte “Les Rodanes”, y está formado por cuatro estribaciones denominadas, La Rodana Gran (345 m), Rodana del Pic (321 m.), Rodana Parda (227 m.) y Rodana del Oro (297 m).



Esta situado al Sur del río Túria, el cual pasa por el municipio de Vilamarxant abandonando la zona montañosa para penetrar en la llanura prelitoral Valenciana. Este espacio natural presenta un elevado valor natural, por su singularidad litológica de silíceas de areniscas, más conocidas como "rodeno" que son escasas en la Comunidad Valenciana, con la presencia más llamativa y conocida en la Sierra de Espadán. Otra característica es el buen estado de conservación de la masa vegetal tan próxima al entorno metropolitano de Valencia, razón por la cual el paraje ya ha sido incluido en el futuro Parque Metropolitano del Turia.


Tanto este paraje, como el municipio al que pertenece, Vilamarxant, fueron visitados y estudiados por nuestro más ilustre botánico, Antonio José Cavanilles, que dio cuenta de ello en sus observaciones sobre; La historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del Reyno de Valencia, que dice así: <<A poco más de media hora casi al poniente de Benaguasil está Villamarchante, bien que se gaste doblado tiempo á causa de los rodeos indispensables para atravesar los cerros y el Turia. Desde los inmediatos al río se ven las Rodánas, esto es, los montes desunidos que corren hacia Pedralba, aumentando siempre en altura y aspereza>>. 





Recomienda que en las zonas que aun no se han destinado al cultivo se deberían plantar viñas, higueras y algarrobos. <<Los montes de Villamarchante son calizos, y abundantes en mármoles. El más conocido, y que se emplea en la capital, es el negro con manchas de color de sangre: su grano es fino, y recibe un pulimento admirable>> y tras estas observaciones continua su viaje por las localidades del Camp de Turia.



A destacar en el entorno los senderos PR-283 y PR-V-175, que unen los municipios del Camp de Turia y que transitan por las vías pecuarias que los ganaderos utilizaban antaño, la zona dispone de muchos atractivos para todo tipo de público, trincheras, historia de maquis, geología, botánica y desde hace ya unos años la senda adaptada, que hemos recorrido juntos a través de esta nueva publicación, la cual forma parte de los equipamientos de la “Bassa Barreta”.



La Bassa Barreta y el Corral, ha sido y es un lugar muy estimado por los vecinos del municipio, pues es uno de los pocos testimonios vivos de los usos tradicionales, que ha tenido este paraje, como lugar de encuentro del pastoreo extensivo de animales de lana. Como está situado en la cabecera del Barranc de la Muntxolina, esta es la única masa de agua permanente del monte, tan preciada por los ganaderos durante los meses estivales en las largas jornadas de pastoreo.


La senda transcurre por un entarimado de madera que recorre el bosque mediterráneo, rico en especies aromáticas y medicinales, que en estas fechas se engalana de pequeñas y aromáticas flores. El paisaje agrícola de secano, tiene un papel muy relevante en el lugar, donde el olivo y el algarrobo son las especies más representativas. Está dotada con zonas de descanso donde disfrutar de un picnic a la sombra de los árboles. 





Al ser un entarimado de madera, presenta en algunas zonas tablas que se han movido, algunas se están descomponiendo, si bien es cierto que se han mejorado algunos tramos con materiales más resistentes, todavía queda mucho trabajo de mantenimiento por hacer en la senda. El vandalismo está presente en todas partes y en esta senda, son pocos los carteles que no han sucumbido al pillaje, una lástima que no se respete el bien común. 


La señalética está en braille, lo que facilita que este entorno pueda ser disfrutado por todos. Las pendientes son suaves y el recorrido es circular, con algunas salidas que lo hacen más entretenido. 1.5Km apróximadamente en los que pasar un día de campo y naturaleza con tod@s y para tod@s. 



Estas tierras han estado siempre transitadas y con mucha más actividad de la que a priori pudiera parecer. Lugar de encuentro de ganaderos, donde se pasaba algunas noches, prueba de ello es el albergue, que ha sido restaurado, a la espera de volver a tener actividad. Le deseo lo mejor a los nuevos habitantes y que más pronto que tarde vuelva a ver sus puertas abiertas para los visitantes. 

Galería fotográfica:


















Etiquetas: Les Rodanes, Senda Accesible, Maquis, Bosque Mediterráneo
Bibliografía:
Antonio José Cavanilles (2002) Observaciones sobre la historia natural, geográfica, agricultura, población y frutos del Reyno de Valencia. Tomo primero. Editorial Albatros.
Enlaces webs:
http://www.vilamarxant.es/
http://www.agroambient.gva.es

jueves, 5 de abril de 2018

Parque Nacional Accesible Las Tablas de Daimiel. Futuro incierto.

Hay en La Mancha un lugar
similar al paraíso,(...)
Por Las Tablas de Daimiel 
es el mismo conocido, 
más, todo lo que allí ves
te dejara sin sentido;
observando este vergel
en la tierra del olvido.
Veras agua por doquier 
que el Guadiana ha regalado,
y entre los juncos también
garcetas y patos morados,
junto a flamencos rosados
que te erizaran la piel,
sin haber aun terminado (...).
www.poemas-del-alma.com  
Joanmoypra

Recién inaugurada la primavera, el pasado mes de marzo visité el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, uno de los humedales más importantes de la Península Ibérica.
Me habían informado que tras las copiosas lluvias de finales de febrero y marzo, la superficie inundada del parque había aumentado notoriamente, no inundando la totalidad del parque, pero nada que ver, con el aspecto que presentaba desde el año 2005, en el que se habían secado casi al completo sus más de 3.000 hectáreas.

Este humedal fue declarado Parque Nacional en el año 1973, Reserva de la Biosfera en 1981 y se incluyó en el Convenio Ramsar en 1982. Este espacio natural es el último representante de un ecosistema denominado tablas fluviales. Este tesoro hidrogeológico se produce por el desbordamiento de los ríos Guadiana y Gigüel, favorecido por la escasez de pendiente en el terreno.


Ubicado en en los términos municipales de Daimiel y Villarrubia de los Ojos, Ciudad Real, Castilla la Mancha, es uno más de las zonas inundas en España, importante refugio, zona de descanso y cría de multitud de especies de avifauna, que a juzgar por los datos de los censos del lugar, está considerado como punto de obligada visita para los amantes de la ornitologia, entro los que me encuentro.


La visita prometia y no me decepcionó para nada. Accesible para todos los visitantes y rebosante de vida, gracias a las abundantes lluvias y a las aves migratorias como las golondrinas que ya revoloteaban sus cielos y las cigüeñas que empezaban a formar parejas ocupando los nidos


Pese a este esplendor, se encuentra en grave peligro. Por desgracia la historia reciente y el uso abusivo de las cuencas hidrológicas de las que depende su supervivència, con periodos de sequía extrema, que cada vez son más frecuentes en nuestro territorio, el humedal colapsó en 2005 y se declaró un incendio en el subsuelo, que no fue visible hasta tiempo después. 

"Los peores presagios, avisados por los científicos, se hacían realidad"

Así lo recogieron diversos medios de comunicación, como este artículo del País, escrito por Rafael Méndez, el 12 de octubre de 2009.


Rafael Méndez, hace un análisis en la historia más reciente del humedal. Explica que el fenómeno se inicia en 2005 cuando las lagunas empezaron a secarse. No era la primera vez que esto sucedía derivado de la escasez de agua, pero en esta ocasión el fenómeno traería consigo consecuencias graves y desconocidas medioambientalmente.
Existen miles de pozos ilegales que extraen el agua del acuífero 23, que en esta zona de la Mancha húmeda, era lo suficientemente somero, como para que sus aguas rebosaran e inundaran vastas extensiones de terreno.

EL subsuelo de las tablas es peculiar y ha necesitado miles de años, para su formación, en los cuales la materia orgánica de origen vegetal se ha ido acumulando, en condiciones de anóxia, en ausencia de oxígeno, gracias a la inundación permanente del lugar y del acuífero, que derramaba su agua en este punto geográfico. En estas circunstancias ambientales, se forma lo que se conoce como turba, una especie de carbón vegetal. 


Ilustración El Pais 2009

Al eliminarse la lámina permanente de agua y secarse el suelo, la turba va perdiendo paulatinamente la humedad, disminuyendo así su volumen, lo que favoreció la formación de grietas en el humedal. Estas grietas favorecen que este material “fosilizado” entre en contacto con el oxígeno atmosférico, al circular el aire entre los huecos generados. La turba inicia así un proceso de oxidación y se calienta paulatinamente. Cuando esta temperatura alcanza el nivel optimo para la combustión, esta se desata. Una combustión lenta, silenciosa e invisible, pues se produce en las profundidades del suelo. 



En el año 2007 un guarda del parque alerto que de un agujero salía humo, las predicciones del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), que realizaba ese mismo año, se cumplían y con este aviso, empezaba una larga agonía que a fecha de hoy, pese a lo esplendorosas e inundadas que están las lagunas, sigue amenazando este refugio natural.

Imagen no propia, desconozco el autor

Desde la fecha, son muchos los esfuerzos que se han realizado, para sofocar el silencioso fuego, que destruye lentamente las entrañas del parque. 300.000 años de formación de un suelo, por la madre naturaleza que en un solo decenio, hemos sido capaces de dilapidar. El uso abusivo de las cuencas hidrográficas, que hidratan un modelo de agricultura intensiva y la codicia de unos pocos, en detrimento de lo que es de todos, la naturaleza.



Según los datos en 2009 solo  había cinco hectáreas inundadas, de las 1.600 inundables. En la primera reunión del Patronato de Las Tablas de Daimiel, Sebastián García, presidente del mismo, informaba de algunos avances en materia de gestión, como la recepción de forma natural de 350 L/s de agua del río Guadiana, que manan del acuífero 23 . En la actualidad el 30% del parque, unas 1005 hectáreas, permanecen inundadas.



Pese a este avance, los expertos avisan que lo peor no es el incendio, sino la perdida de propiedades del suelo, que antes de esta catástrofe, actuaba de forma que retenía el agua en  superficie y ahora, las aportaciones de agua se filtran hacia el acuífero, que por la sobre-explotación, cada vez se encuentra a mayor profundidad, a 200 metros. 


Como he afirmado en lineas anteriores, la naturaleza es de todos y este Parque Nacional es accesible y todas las personas, pueden disfrutar de un agradable paseo, entre sus aguas hoy inundadas.  



Por la propia topografía del terreno y la tipologia de sus caminos, pasarelas de madera, caminos de tierra batida y equipamientos, como el centro de visitantes, hides para el birdwatching, el molino del parque.



Mi experiencia fue muy satisfactoria, el día, aunque frío y ventoso permaneció soleado. Los días primaverals soleados, son maravillosos para pasear por el campo. Pude acceder a todos los hides excepto a uno de ellos. Los que son accesibles, estan ubicados en zonas interesantes y son cómodos, para la practica de la observación a los usuarios de silla de ruedas. Lo más destacado fue avistar una considerable bandada de Ansar nival (Anser caerulescens). 

¡Nuevo fichaje, para mi! 





Quiero felicitar al personal del parque por el buen mantenimiento de las instalaciones, la exposición del centro de visitantes, que es muy interesante, para entender el parque. Aprovecho este espacio, para poner en conocimiento de algún punto negro, que me encontre en mi camino para hacer el paseo circular. Puntos infranqueables por usuarios de silla de ruedas, que podrían ser solucionados, mejorando la accesibilidad del recorrido.



Es importante que este Parque Nacional sea conocido por todos, por su belleza,  porque son vida y regalan vida y porque los necesitamos, mucho más de lo que creemos. Escuchemos a los expertos, para su preservación y mejoremos su accesibilidad, para que seamos más los que pensemos en ellos y luchemos por su conservación y en su buen estado de salud. 

 “Conocer es el primer paso para amar y el amor nos evoca a la protección”. 
















"Salud y naturaleza, nos vemos en el camino"

Palabras clave:
#ParqueNacional #Humedal #Accesibilidad #TablasdeDaimiel #Sequia #Incéndio

Enlaces de interés:
https://www.youtube.com/watch?v=J17UYvO9hlg
http://www.daimiel.es
www.clm24.es
http://www.mapama.gob.es/es/red-parques-nacionales/nuestros-parques/daimiel


miércoles, 21 de febrero de 2018

Ruta Accesible entre almendros floridos, Alcalalí (Alicante)



La primavera besaba
suavemente la arboleda, 
y el verde nuevo brotaba 
como una verde humareda. 
Las nubes iban pasando 
sobre el campo juvenil... 
Yo vi en las hojas temblando 
las frescas lluvias de abril. 
Bajo ese almendro florido, 
todo cargado de flor 
—recordé—, yo he maldecido 
mi juventud sin amor. 
Hoy, en mitad de la vida, 
me he parado a meditar... 
¡Juventud nunca vivida, 
quién te volviera a soñar! 
La Primavera Besaba
Antonio Machado

La naturaleza es maravillosa durante todos los meses, en febrero también podemos disfrutar del placer de contemplar, de aquellos paisajes del Reyno de Valencia, que en 1791 recorría el botánico Cavanilles, por encargo del Rey, para describir la naturaleza de España.  La propuesta que planteo para este mes es sencilla y muy agrícola, gracias a los paisajes que el hombre a través de los años a modelado con sus manos, mediante el arte de cultivar gracias al que poco a poco iban ganando terreno al bosque haciendo de esta, “la agricultura,  fuente inagotable de abundancia y felicidad, infatigable industria de los Valencianos, multitud de árboles y producciones, objetos todos que obligan a suspender el examen de los efectos de la naturaleza para admirar los del arte” (Antonio Jose Cavanilles, 1791).

Imagen MJ. Aguilar - La Flor del Almendro (Prunus dulcis)


Pese a las inclemencias del clima, que tantos titulares están dando este mes de febrero, por sendos temporales que han encontrado una fácil vía de entrada, por la Gália y han azotado la península, con intensas nevadas, que han sofocado la sed de nuestros pantanos y bosques, temporales alimentados por la corriente, que se ha colado desde el norte por el canal que ha quedado, entre el típico anticiclón de las Azores y el que se situaba en el mediterráneo, blanca y algodonosa nieve como la flor del almendro. El protagonista de este paseo apto para todos, en el que el único esfuerzo a realizar, es el de contemplar cómo este árbol leñosos y desgarbado, se engalana todos los años durante este mes de flores.

Imagen MJ. Aguilar - El Paisaje Agrario del Secano

El almendro de nombre botánico Prunus dulcis, es un árbol caducifolio, de la familia de las  rosáceas y del subgénero Amygdalus, género Prunus. Como característica de su fenologia, primero florece y después brotan las hojas, que le proporcionaran alimento durante la primavera, para engrosar los frutos, que hayan podido "cuajar" de las flores que han sobrevivido a las heladas; es el riesgo que tiene, florecer en febrero. La almendra que es el fruto, muy rico en vitamina D, es muy conocido en estas latitudes, entre otras cosas, porque con él se elaboran muchos dulces, como el famoso turrón, que presidirán todas las meses en la celebración de la pascua o los mazapanes y otros pecados gastronómicos, herencia de nuestro pasado árabe.

El municipio donde se inicia la ruta es Alcalalí y su etimología lo deja claro, de origen árabe, municipio de la Comunidad Valenciana, España. Pertenece a la provincia de Alicante, situado en la comarca de la Marina Alta. Geográficamente Alcalalí se encuentra en el Valle de Pop, por el que discurre el río Jalón o Gorgos. Tiene una altitud de 240 metros sobre el nivel del mar y una extensión de 14.390.000 m². El término se sitúa entre el Monte Seguili y el Carrascal y se encuentra a tan solo 20 Km en línea recta de la costa.

Imagen MJ. Aguilar - Pared de Piedra Seca
Municipio con vistas al Coll de Rates de clima mediterráneo cuyo atractivo, además de las montañas, reside en el paisaje agrario. Predominan los cultivos de secano, enmarcados por muros de piedra seca, que marcan las lindes, herencia también de nuestro pasado árabe, que con tanto esmero construyeron estas estructuras de piedra sobre piedra, un patrimonio, del que podemos disfrutar hoy dia.  El cultivo predominante es el almendro, aunque con la tecnificación de la agricultura y la llegada del riego por goteo, se puede observar algún cultivo de regadío como los cítricos. 


Imagen MJ. Aguilar - EL Coll de Rates a través del Almendro

Iniciamos nuestro florido y aromático paseo, por una cómoda ruta, que transcurre entre los campos de almendros, por carreteras de poco tránsito rodado que dan acceso a algunas de las viviendas que se han construido en los campos o que se han rehabilitado. 

Mapa de Google Earth - Ruta de los Almendros - Alcalalí (elaboración propia)

Conocedores de la riqueza paisajística de este árbol el municipio ha organizado diversas actividades durante este mes, con motivo de este regalo de la naturaleza, que la familia de las rosáceas, sabe hacer como ninguna otra especie, florecer explosívamente.

Imagen del cuadro "Almendro en flor" de Vicent van Gogh, 1980



No solo son conscientes en Alcalalí de la hermosura del almendro, el propio pintor Holandés Vicent van Gogh, le dedicó un oleo sobre lienzo en febrero de 1890 a este rústico vegetal titulado “Almendro en flor” en Saint-Rémy-de-Provence, un precioso óleo que narra muy bien el esplendor de la rosácea. Observar este cuadro debe ser una delicia, pero nada como disfrutar de los árboles en su entorno natural.





La realidad siempre supera a cualquier fotografia o obra artística, porque no hay nada como percibir el perfume de las flores, observar a la fauna que desenvuelve en el entorno, como a las hacendosas abejas melíferas, que se posan en ellas para extraer el néctar, con el que fabricaran la miel y hacer posible la polinización, sin la cual no fructificarían y no se obtendrían almendras.

Perfil de desnivel - elaboración propia en Google Earth


Si observáis el perfil de pendiente, la ruta en sí, no presenta ninguna complicación especial. El desnivel acumulado, tiene su punto álgido en el Km. 1,4, de 25 m. un poco de resistencia será suficiente para superarlo, además como el pavimento en su mayoría es asfaltado o cementado, favorece la rodadura de la silla de ruedas. Al ser un itinerario circular iniciaremos y terminaremos el paseo en el mismo lugar, es decir donde dejemos los vehículos.


Imagen MJ.Aguilar - Ermita de Sant Joan


Solo hay que desviarse del itinerario circular, y esto es una opción, para visitar la Ermita de Sant Joan, edificación que está rodeada de unos preciosos cipreses (Cupressus sempervirens), con un pequeño bosquete de chopos (Populus alba), con equipamientos para el disfrute de los más pequeños, un lugar perfecto para hacer una parada y tomar el almuerzo. Cerca de la ermita hay un antigua edificación, un lavadero, que como su nombre indica era utilizado antaño para lavar la ropa, este no es accesible en silla.




Una propuesta sencilla, fácil y muy florida para uno de estos soleados días, que están por venir, en este mes tan inestable e imprevisible, como es febrero.

Espero que disfrutéis de la comarca de la Marina Alta en Alicante, rica en paisajes, gastronomía y tradiciones. 
¡Salud y naturaleza para tod@s!

Palabras clave:
#Almendro; #RutaAccesible; #Alcalalí; #PedraSeca; #PaisajeAgrícola

Enlaces de interés:
http://va.alcalali.es/
https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/ruta-almendros-en-flor-i-8694372
https://www.vangoghmuseum.nl/en/collection/s0176V1962

sábado, 6 de enero de 2018

Ruta Accesible por ses Salines en Ibiza, Birdwaching para empezar 2018, declarado como el año de las aves




Es torna l´ombra als camps
íntima, i flonja 
la callada alegría capvespral. 
És el cel pàl.lid, a ponent, taronja,
I a la riba enrogits sorra i penyal.
Esblaimada, la mar, l´eterna onada
Porta a morir-arrossegat traüt.
De la posta l´escuma ara és rosada,
Com la vela llunyana d´un llaüt.

MARINA CREPUSCULAR
María Villán Gómez, Ibiza



2018 un año mas del Antropoceno, una nueva oportunidad para solucionar muchos de los problemas ambientales aún sin resolver. Mi deseo es que el ser humano redirija su camino hacia la sostenibilidad que ayude a preservar y mantener nuestra casa común La Tierra, ese puntito azul en medio de un universo eterno y desconocido. Espero que en este año que iniciamos caminemos juntos para construir una sociedad diversa donde todas las personas sean respetadas y respeten por el bien común. 

2017 ha sido un año intenso cargado de emociones, paisajes, naturaleza y rutas y lo he finalizado de la mejor manera que sé, con calma, amor, naturaleza y amistad. Me he ido a Ibiza un lugar donde a escasos kilómetros un naturalista puede saciar su apetito de naturaleza. En Ibiza el mar Mediterráneo se funde en un suave vaivén con blancas playas y calas rematadas de bosques de pinos y otras especies de la máquia mediterránea, sin lugar a dudas un lugar pintoresco en el que conseguir una buena instantánea paisajística es relativamente fácil. 



Pese a la degradación que ha sufrido la isla, que verano tras verano es invadida por hordas de turistas, ávidos de fiesta nocturna o diurna, alcohol y demás sustancias psicotrópicas, en estas fechas es un remanso de paz donde es posible disfrutar de relajantes paseos diurnos, recorrer sus estrechas carreteras al ritmo de la isla y disfrutar de sus maravillosas calas escuchando el único sonido del ronroneo de Poseidón agitando el mar Mediterráneo.


Mi escapada en el último fin de semana del año lo invertí  en un día para recorrer la ciudad y la muralla de la Vila, o Dalt Vila como lo denominan los lugareños que viven fuera de Ibiza ciudad. El último día del año se lo dediqué a la naturaleza, con un recorrido por el Parque Natural Ses Salines y visitando diversas calas, Esvedrá, d´Hort y finalmente  Benirrás, para despedir el día en con una magnífica puesta de sol al ritmo de los tambores. Que gozada no había más de 20 personas, para los que conocéis la isla sabéis que esa cala es un hervidero de gente. 


Mi estancia ha sido tan gratificante que que he indagado algunos datos estadísticos sobre turismo, publicados por la web IBESTAT. Tras un pequeño tratamiento matemático he elaborado esta gráfica que refleja la no sostenibilidad del modelo turístico al que está sometida tan frágil trocito de tierra firme. Los datos corresponden al año 2016, ya que 2017 aun no están publicados al completo.

Flujo de turistas según datos publicados en IBESTAT para 2016

Analizando la imagen es fácilmente ver la locura que supone para el lugar la afluencias de visitantes que a partir de abril hasta octubre sobrepasan con creces al número de ciudadanos residentes en Ibiza y Formentera.
Si sumamos la cantidad de turistas que llegaron en el periodo estival (de mayo a octubre) 2.486.118 y se divide entre la población total residente, censada en 61673 en este periodo hubieron 40 veces más foráneos que residentes, una verdadera locura que se repite año a año y que va in crescendo.

Como tengo un deseo para 2018 en el que la sostenibilidad abandere el año, e permitirán una reflexión sobre el modelo turístico implantado en España, sobretodo en el Mediterráneo; ¿alguien se ha planteado todos los daños colaterales que esta invasión veraniega genera?,  por ejemplo en términos de gestión de residuos, suministros como el agua potable o la energía, la contaminación por tráfico rodado y aéreo, fragmentación del territorio, la capacidad de acogida en los espacios naturales como playas y calas, el urbanismo y servicios públicos (sanidad, fuerzas de seguridad, transporte público). ¿Todo esto cómo repercute en la población local? que es la que durante el año a de mantener con sus impuestos los servicios y ha de convivir con los turistas en verano. 

Tras haber visitado la isla fuera del periodo “temporada alta” y haber vivido esa sensación de quietud, paz y naturaleza que transmiten las islas pitiusas, me pregunto, si es este el tipo de modelo turístico que se merecen nuestras joyas del Mediterráneo. Aún se está a tiempo de reconducir el modelo, hacia un turismo sostenible, de calidad, en el que se haga un puesta en valor de la etnografia, el medio ambiente, el paisaje que a golpe de ladrillo ha sido devorado para ofrecer más y más plazas hoteleras que han destruido lo que debió ser la Ibiza de los 60 repleta de calas vírgenes en las que sumergirse en ese mar lleno de vida, oxigenado y nutrido por la extensa pradera de Posidonia oceánica que envuelve las costas Ibicencas i de Formentera, fomentando el color turquesa de sus aguas y la calidad de la arena de sus blancas playas.


Tras esta disertación y/o propuesta para generar conciencia y cambiar el actual modelo actual de turismo de masas, hacia un turismo sostenible y de calidad, para este nuevo año os planteo una sesión de pajareo o birdwatching para recibir 2018 que ha sido declarado como el año de las aves por National Geographic para celebrar la ley que el congreso de los EEUU aprobó en 1918 sobre el tratado de aves migratorias para protegerlas de las matanzas a las que estaban sometidas. Siguiendo la tradición anual de declarar un ave del año la Sociedad Ornitológica de España (SEO Birdlife), ha elegido como ave del año, la lechuza común (Tyto alba), símbolo de la sabiduría o de Atenea, una forma de dar un toque de atención sobre esta especie ya que sus las poblaciones están sufriendo un declive pronunciado en España por la fragmentación y destrucción de sus hábitats naturales.

Empezamos 2018 con un recorrido por una de las joyas de la isla ibicenca, Ses Salines, un espacio natural donde saciar la curiosidad por la botánica, etnografía o el birdwatching.

El Parque Natural de Ses Salines en Ibiza, declarado en 2001, también conocido como Las Salinas, supone una superficie protegida de 16.000 ha de las que 13.000 ha es superficie marina, destaca la pradera de Poseidonia oceánica declaradas patrimonio de la humanidad en 1999. Esta planta está considerada como el ser vivo más grande del mundo. Cumple una misión vital como productora de oxigeno y captadora de CO2, además es zona de freza de especies marinas, siendo vital para el mantenimiento de las pesquerías en el mar Mediterráneo. Es la responsable de que podamos disfrutar de la calidad y tonalidad del agua en las playas del Mediterráneo. Un patrimonio en declive y en peligro por el exceso de embarcaciones de recreo que visitan las islas y que fondean en el espacio donde se desarrolla la pradera. 

Existen varios itinerarios para recorrer las 3.000 ha terrestres tanto en la isla ibicenca como en Formentera. Es un lugar perfecto para disfrutar de las aves que anualmente visitan las lagunas, destacando los flamencos por la vistosidad de su plumaje. Alrededor de las lagunas se puede acceder a algunos de sus hides para dedicar un tiempo a la observación de las aves. Esto no es lo único con lo que cualquier amante de la naturaleza se puede deleitar, la botánica es interesantísima con una amplia representación de salicornias, que tiñen los márgenes de intensos verdes y tonos rojizos. 


La salicornia es un género botánico de plantas suculentas, halófitas que crecen en saladares, en playas y en manglares. Este género está especializado a vivir en lugares donde la concentración de sal es muy elevada. La adaptación consiste en que absorbe el agua salobre y excreta por sus hojas la sal excedentaria.  El mundo vegetal es apasionante y tras siglos de evolución cada milímetro de superficie terrestre está ocupada por alguna especie que se ha especializado a las condiciones específicas del lugar donde se desarrolla.



Los diferentes caminos que recorren las lagunas son de tierra batida, con pendiente nula, en principio son accesibles, siempre y cuando no los visitemos tras un periodo de lluvias, pues se forman regueros y nos podemos encontrar con que el camino esté embarrado, lo que nos dificultará mucho la rodadura.




Realicé un corto paseo por uno de los caminos, al que se puede acceder fácilmente en coche, dejarlo aparcado donde empieza el track. A la parte derecha del track podremos contemplar una amplia extensión no inundada colonizada por salicornias y a la derecha una de las lagunas donde, garzas, garcillas y tarros blancos descansaban tranquilamente. 





Conforme avanzamos por el camino la laguna se ha tapado con un material de cañizo para que las aves no sean puedan ver que te acercas al hide, de forma que no se espantan. Al final del camino una pequeña pendiente y entraremos en el hide donde poder observar tranquilamente a los visitantes alados. Se han contabilizado más de 200 especies diferentes. 




Para mi enfado por falta de dos tablas no puede acceder a la rampa que te sube hasta el observatorio. Este tipo de situaciones me desmoralizan mucho, porque se ha realizado una inversión en un equipamiento para que sea útil para todos y por culpa de una mala ejecución las personas con movilidad reducida no podemos acceder de forma independiente porque quien lo ejecuto dejó un escalón al inicio de la rampa que lo convierte en un equipamiento inaccesible. Este tipo de cosas  hay que cuidarlas más, así como el mantenimiento de las instalaciones.


Tras el paseo, regresamos al coche que lo habíamos aparcado al inicio del track para visitar otra zona. Mediante los diferentes accesos que existen llegamos cerca de la montaña de sal donde divisamos a un flamenco que reposaba y se acicalaba tranquilamente en las aguas de una de las lagunas. La montaña de sal es una muestra de que actualmente la extracción del mineral se mantiene en activo, la extracción de sal se inició con los primeros pobladores de la isla, fenicios, cartagineses, romanos, musulmanes y finalmente catalanes, hasta el día de hoy. Los cristianos diseñaron el actual sistema de lagunas conectadas mediante esclusas, de poca profundidad para que el agua se evapore y se almacene el mineral para su extracción y comercialización. A día de hoy la sal es el producto más exportado de la isla después de 2800 años de explotación salinera.


Por un 2018 donde reine la cordura, se avance en gestión ambiental sostenible y se recupere el bienestar y la paz en lugares que como en Ibiza, están sobre-explotados fruto de un turismo insostenible, donde solo reina "el todo vale si es rentable". 

¡Feliz año, salud y muchísima naturaleza amigos, nos vemos en la próxima ruta!

Enlaces de interés:
http://www.caib.es/sites/espaisnaturalsprotegits/es/parque_natural_de_ses_salines_de_ibiza_y_formentera-21765/
http://www.ibizaisla.es/visitar/ses-salines.html
https://ibestat.caib.es/ibestat/estadistiques/per-territori/3/3f1887a5-b9b7-413b-9159-cb499cf29246/es/I208002_n301.px